Comunicación para el bienestar social: El Caso de la represa de Belo Monte en Brasil

Foto: Amazon Watch

(El siguiente artículo apareció publicado en la edición de enero de la Revista DIRCOM

A lo largo de casi 8 años de trabajo en los Estados Unidos, he tenido el privilegio de trabajar con organizaciones líderes en la defensa de los derechos humanos de comunidades en el continente Americano y a nivel mundial. Afortunadamente puedo contar varios éxitos para habitantes de regiones que van desde el territorio Yukón hasta la Patagonia. Sin embargo, mi trabajo con comunidades indígenas la Amazonía brasileña es el que me ha dado mayores satisfacciones, la campaña: el tratar de detener la construcción de la presa de Belo Monte.

Era un viernes casi a final del día cuando recibí una llamada de uno de mis clientes: Atossa Sotani, Directora Ejecutiva de Amazon Watch, organización con sede en San Francisco y que tiene como objetivo el luchar a favor de la selva del Amazonas y de sus habitantes, estaba a punto de abordar un avión con destino a Manaus Brasil.  Allí tenía planeado reunirse con el director de cine James Cameron para llevarle al corazón de la selva del Amazonas y mostrarle como la construcción de la mega presa de Belo Monte no solo afectaría la fisionomía y equilibrio de la selva sino que virtualmente destruiría la vida y entorno de casi 20,000 habitantes, entre ellos comunidades en indígenas en aislamiento voluntario que habitan la zona[1]. Para Amazon Watch, el tratar de detener la construcción de la presa se había convertido en una de las grandes prioridades como organización.

La llamada de Atossa era para conocer mi opinión, si el viaje de Cameron podría generar interés de medios de comunicación internacionales para ayudar en la lucha. Literalmente me caí de la silla de mi escritorio al escuchar la pregunta. “¡Por supuesto!”, le contesté, sin embargo, había que pensar de manera estratégica para poder generar el mayor impacto a nivel internacional en torno a la visita. Tratar de convertir el viaje en un evento único que atrajera la atención de medios de comunicación de élite en torno al tema y tratar de evitar que la visita se convirtiera en material para periodistas o medios de entretenimiento.

Mi sugerencia fue que si Cameron aceptaba hablar públicamente del tema y expresar su rechazo a la construcción de la represa, deberíamos buscar darle la “exclusiva” a un medio internacional ya que si de inicio lo ofreciéramos a un medio en Brasil, correríamos el riesgo que la visita no trascendiera al entorno global. Fue entonces que decidimos contactar a Alexei Barrionuevo, corresponsal del New York Times en Brasil, quien se interesó por la historia y es que el contexto era inmejorable: Cameron habría lanzado la película Avatar, que se convirtiera en una de las producciones cinematográficas con mayor recaudación en la historia, y contaba la historia de una comunidad indígena, los Na’vi, en un planeta imaginario llamado Pandora que lucha por proteger sus tierras sagradas de la depredación por parte de una empresa de la Tierra que busca explotar recursos naturales en el que viven. El paralelismo con la realidad en Brasil es impactante: el territorio en peligro no es imaginario, al contrario se encuentra ubicado en el estado de Pará a lo largo del río Xingu en territorio de la selva del Amazonas. Los grupos en peligro llevan el nombre de Juruna y Arara, la lucha es también por proteger sus tierras ancestrales pero en este caso será de la inundación que generaría la construcción de la represa de Belo Monte.

Cameron junto con su esposa Suzy y Atossa se encontraron en Brasil y juntos visitaron la región de la amazonía para conocer el testimonio de primera mano de los afectados. Después de unas horas Cameron se convertiría en un activista más que lucharía en contra de la construcción de la represa de Belo Monte.

Algunas semanas después, apareció en primera plana de la edición del domingo 10 de abril del New York Times un recuento de la experiencia de Cameron en una pieza titulada “From Avatar to Amazon”[2] en la que se narra la experiencia de Cameron en la amazonía brasileña, la nota fue complementada en la versión online con videos y fotografías de los momentos más emotivos y trascendentes del viaje en el que como el propio Times define “un titán de Hollywood se convirtió en un guerrero de la amazonía”.

A partir de la publicación del reportaje en el Times, literalmente los ojos del mundo se enfocaron en el problema. Cientos de peticiones de entrevistas e información inundaron las cuentas de correo de Amazon Watch, la publicista de James Cameron y de quienes estábamos involucrados en el proyecto. Las notas de AP, Reuters, EFE, Bloomberg dieron la vuelta al mundo y fueron tomadas por medios influyentes de Europa y Estados Unidos. Pero el mayor logro fue que después de que el tema había sido completamente ignorado por medios en Brasil, comenzó ha ser reportado por medios como O’Globo, Folha de Sao Paulo, O Estado de Sao Paulo. De la noche a la mañana este tema se posicionó en la agenda pública del Brasil y sobre todo provocó la reacción del Gobierno del entonces Presidente Da Silva.

En un segundo viaje, tan sólo unos días después de la publicación del times, Cameron invitó a dos de los actores que participaron en Avatar: Sigourney Weaver y Joel David Moore. Para entonces el gobierno de Brasil habría tomado una posición crítica hacia Cameron, Amazon Watch por su participación en la controversia.

El mensaje de Cameron y de la campana fue la de pedirle al Presidente Lula el reconsiderar la construcción de la represa y explorar otras alternativas para la generación de la energía eléctrica que el Brasil demanda y demandará en años por venir.

A su regreso, Cameron, Weaver y Amazon Watch se dirigieron directamente al corazón político de los Estados Unidos: Washington D.C. Allí llevaron su mensaje a Congresistas, funcionarios de la Administración y hasta al propio Presidente Barack Obama para solicitar el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos para tratar de interceder y convencer a Lula. En este viaje llevamos a Cameron y a Weaver a todos los medios de comunicación de influencia que el tiempo nos permitió: Wolf Blitzer en CNN, CNN en Español, Al Jazeera, MSNBC, BBC. Fox, y las principales agencia de noticias del mundo. A esta visita siguieron protestas y movilizaciones de solidaridad en Washington, San Francisco y Nueva York en las que participó la propia Weaver y la actriz Daryl Hannah.

A la par en Brasil se llevaba a cabo una batalla legal en la que se trató de detener por la vía jurídica la construcción de la represa y en la que debido a la atención internacional generada, cada decisión o acción de las diferentes autoridades era seguida de manera cercana por medios de comunicación internacionales y locales.

El tema fue llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y allí (el 1 de abril del 2011) se otorgaron medidas cautelares[3] a favor de las comunidades indígenas de la Cuenca del Río Xingu en las que la CIDH solicitó al Gobierno de Brasil suspender inmediatamente el proceso de licencia del proyecto de la Planta Hidroeléctrica Belo Monte e impedir la realización de cualquier obra material de ejecución.

El Gobierno del Brasil rechazó las medidas otorgadas por la CIDH  e incluso se negó a enviar a representante del Estado a una reunión de trabajo que se llevaría a cabo durante las sesiones de la Comisión en octubre pasado en la que participarían representantes de la comunidades afectadas.

Durante esos mismo días, siguiendo el modelo de los “indignados” y Occupy Wall Street, activistas y miembros de las comunidades afectadas “tomaron” la represa hasta que fueron obligados a desalojar el sitio.

A más de un año y medio de distancia de aquella llamada en un viernes por la tarde de Atossa Soltani para consultarme sobre la visita de Cameron a Brasil, la presión internacional continúa para tratar de que el Gobierno ahora encabezado por Dilma Rousseff reconsidere el curso de acción y busque otras alternativas a la construcción de la represa en Belo Monte.

Para conocer más de este esfuerzo por defender los derechos de comunidades indígenas en el Amazonas consulta:

http://amazonwatch.org/work/belo-monte-dam

http://www.xinguvivo.org.br/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s